sábado, 30 de junio de 2007

A veces... Poema de C. J. Pérez Q.



A veces cerramos el pecho
y late solo el corazón
para que una nueva ilusión
no nos construya un cruel despecho...

A veces abrimos los brazos
por esperar un cuerpo tibio
y de un metro en tela de lirio
recibimos sólo retazos...

A veces miramos de frente
la carita azul de la aurora
sin saber lo que nos aflora
cuando se marcha de repente...

A veces mojamos los labios
por una boca femenina
sin saber que nos asesina
el vil puñal de sus agravios...

A veces andamos despacio
por el peor de los caminos
sin percatarnos que subimos
del escalón de nuestro espacio...

A veces fruncimos el ceño
para que nos comprendan más
sin reflexionar que jamás
puede el amor tener un dueño...

A veces tenemos amores
o sí que yo no lo niego,
pero, ¿quién negará que un ciego
no soñará con algún color?...

A veces nos envuelve la ira
y sumamos otro pecado
olvidando que hay un sagrado
ser que desde el cielo nos mira...

A veces a algunos nos toca
ser un religioso villano;
recordemos que no es cristiano
quien tiene a Jesús en la boca...

A veces miramos el cielo
para contemplar lo infinito,
cuando uno se siente solito
y no halla el ansiado consuelo...

A veces ansiamos la mano
que suave, nos roce la cara
sin saber lo que nos depara
la vida desde muy temprano...

A veces con ansia besamos
la boca de nuestros amores;
por ellos pensamos en flores
por ellos con paz suspiramos...

A veces cantamos canciones
por felicidad o dolencia,
porque de verdad, ¡hay decencia
en abrazar las ilusiones!...

A veces nos duele en el alma
hacer sufrir a nuestra madre,
y no escuchar a nuestro padre
por brindarnos celeste calma...

A veces nos brindan el frío
por compartir nuestro calor;
a veces nos causa dolor
querer cultivar en el río...

A veces se pasan las horas
que pudieran ser importantes.
A veces las frases galantes
las dicen las aves cantoras...

A veces amamos bonito
cuando damos una sonrisa.
A veces corremos de prisa
por alcanzar un lucerito...

A veces la vida nos da
duros golpes que no esperamos.
¡Adelante todos hermanos!
que la juventud se nos va...

A veces lloramos profundo
y nuestro corazón se agobia;
dejemos de sentir la fobia
de las crueldades de este mundo...

A veces sentimos la ausencia
de nuestro vital ser amado;
cual mango de amor madurado
chupamos su dulce presencia...

A veces decimos: ¡Te Amo!
y en las manos el corazón
late y late con otro son,
palpita y sangra en otro tramo...

A veces queremos ser peces
y nadar por el vasto mar,
a veces queremos soñar
a veces, a veces, a veces...

A veces la geometría
de nuestros aires vanidosos
nos hacen volver orgullosos
y olvidar la dulce alegría...

A veces queremos perdón.
A veces buscamos la luz.
A veces nos habla Jesús.
A veces buscamos a Dios...

A veces sí somos piadosos.
A veces sí somos malvados.
A veces sí somos amados.
A veces sí somos hermosos...




Autor: Carlos Julio, 15-16-17 ene 1999

------------

Carlos Julio Pérez Q. es residente en Guayaquil, Ecuador. Edita un blog que lleva su nombre en donde el lector conocerá su perfil y otras publicaciones de su autoría.

1 comentarios:

Carlos Julio Pérez Quizhpe dijo...

Saludos.

Gracias por publicar mi poema en tu sitio. La alegría de un poeta es que precisamente lean sus obras, porque quieren decir algo que pueda beneficiar a los demás.

Este es otro poema que escribí a mi esposa cuando éramos novios.

Te regalo un traductor

Saludos cordiales desde Ecuador

Carlos Julio