domingo, 1 de julio de 2007

¡Tú tienes células cancerígenas... Yo también!

Recibí un correo de mi buen amigo Guillermo Cheo de la Universidad Surcolombiana en Neiva, Colombia, con la traducción literal del tema "Noticias sobre el cáncer", del Hospital John Hopkins de los Estados Unidos. Venía en uno de esos correos masivos que casi nunca atiendo por ser impersonales, pero por ser de quien venía y por la nota convincente que antecede al texto me decidí a abrirlo. Su contenido me impactó por información que desconocía y como creo mi ignoracia es compartida, he decidido "pegarlo" en esta entrada para colaborar en alguna medida al conocimiento de esta LATENTE enfermedad. Pero dejo que el texto hable por si solo:

Todos tenemos células cancerígenas. Estas células no aparecen en análisis estándares hasta que las mismas se hayan multiplicado por billones. Cuando un médico le dice a un paciente de cáncer que no tiene mas células cancerígenas en su cuerpo, luego de un tratamiento, esto significa que el examen no es capaz de detectar las células cancerígenas porque la cantidad de ellas en el cuerpo no ha alcanzado la cantidad necesaria para ser detectadas en el análisis normal.

Las células cancerígenas aparecen de 6 a 10 veces en la vida de una persona
Cuando el sistema inmune de una persona es suficientemente fuerte, las células cancerígenas son destruidas por este y se evita su multiplicación para formar un tumor. Cuando una persona tiene cáncer, esto indica que esa persona tiene deficiencias múltiples nutricionales. Estas podrían ser genéticas, ambientales, por alimentos o por factores de estilo de vida de esa persona.

Para solucionar las deficiencias nutricionales múltiples, el cambio de dieta, incluyendo suplementos nutricionales fortalecerá el sistema inmune.

La quimioterapia implica el envenenamiento de las células cancerígenas de rápido crecimiento, pero a la vez destruye células buenas en el sistema óseo, en el tracto intestinal, etc. y puede causar daños en órganos, tales como el hígado, riñones, corazón, pulmones, etc. La radiación mientras destruye células cancerígenas, también quema, daña células saludables, tejidos y órganos. El tratamiento inicial con quimioterapia y radiación a menudo reduce el tamaño del tumor. Sin embargo el uso prolongado de quimioterapia y radiación no conduce a la destrucción de más tumores.

Cuando el cuerpo tiene demasiada carga tóxica fruto de quimioterapia y la radiación, el sistema inmune está comprometido o destruido; aquí la persona puede sufrir de varias clases de infecciones y complicaciones. La quimioterapia y la radiación pueden provocar en células cancerígenas mutación y hacerse resistente y difícil a ser destruida. Cirugía puede también provocar que células cancerígenas se dispersen a otros lugares del cuerpo.

Una forma efectiva de combatir el cáncer es llevar a estas células cancerígenas a morir de hambre, por el método de no alimentarla con alimentos que la estimulen a multiplicarse.


Alimentación de personas con células cancerígenas
El azúcar es un alimento estimulante del cáncer. Eliminando el azúcar de nuestra alimentación se elimina un alimento que fortalece la proliferación de células cancerígenas. Los sustitutos del azúcar, tales como: Nutra Sweet, Equal, Spoonful, etc., los cuales son fabricados con Aspartame, éste es dañino. Un mejor sustituto del azúcar es la miel de abeja y la melaza, pero siempre en pequeñas cantidades. A la sal de mesa se le añade un químico para el color blanco, lo cual es estimulante de células cancerígenas. Mejor alternativa es sal marina y Bragg's aminoácidos.

La leche produce en el cuerpo flemas, especialmente en el tracto gastro-intestinal. El cáncer se alimenta de flemas. Eliminando la leche y sustituyéndola con leche de soya sin azúcar produce que las células cancerigenas mueran de hambre.

Las células cancerígenas se desenvuelven en un ambiente ácido. Una dieta estructurada en cárnicos es ácida, por lo tanto es preferible ingerir pescado y carne blancas (pollos) en lugar de carne de cerdo. La carne roja también contiene antibióticos de ganado (animales), hormonas del crecimiento y parásitos, todos ellos son dañinos, especialmente a persona con cáncer.

Una dieta elaborada con un 80 % de vegetales frescos y zumos, granos, semillas, nueces y un poco de frutas estimularía a crear un ambiente alcalino (PH mayor de 7) en el cuerpo. Alcalinidad es salud. El resto de la alimentación (20%) puede ser provista de alimentos cocidos como granos. Zumo de vegetales frescos provee enzimas vivas las cuales son fácilmente absorbidas, penetrando al nivel celular en 15 minutos, alimentando y estimulando el desarrollo de células sanas y saludables.

Para conseguir enzimas vivas que contribuyan a desarrollar células saludables trate y beba zumo de vegetales frescos (la mayoría de los vegetales incluyendo habichuelas y judías jóvenes), además ingiera vegetales 2 o 3 veces al día. Las enzimas son destruidas a temperatura de 104 F (40 C), por lo tanto cocine sus vegetales a temperaturas inferiores a 40 C, de esta manera garantiza los nutrientes que ellos poseen que son beneficiosos para células cancerígenas.

Elimine el café, el té y el chocolate, los cuales tienen cafeína. Te verde es mejor alternativa y posee propiedades que combaten el cáncer. La mejor agua para beber es el agua purificada o filtrada. Esto evita conocidos tóxicos y metales pesados en el agua. El agua destilada es acida, evítela.

La proteína cárnica es difícil de digerir, requiere de muchas enzimas digestivas. Cárnicos no digeridos permanecen en el intestino, transformándose en sustancias putrefactas, lo cual conduce a la construcción de más tóxicos...

La pared exterior de las células cancerígenas tienen una capa exterior de protección de proteína. Reduciendo o comiendo menos cárnicos, libera más enzimas que atacan la pared exterior de las células enfermas, lo cual permite destruir un mayor número de células con cáncer.

Algunos suplementos alimenticios ayudan a construir en el sistema inmune antioxidantes, vitaminas, minerales. etc. lo cual contribuye a que el propio organismo genere células que destruyen las células con cáncer. Otros suplementos alimenticios, como la vitamina E, se saben que causan problemas apopléjicos, lo cual programa la muerte de células, que es el método normal del cuerpo de disponer de células dañadas, no deseadas e innecesarias.

El cáncer es una enfermedad de la mente, del cuerpo y del espíritu. Una actitud proactiva y un espíritu positivo ayudan, indudablemente, al portador de cáncer a sobrevivir. La ira, la soledad y la tristeza provocaran un fuerte estrés al organismo, creando un medio acido en él. Aprender a tener un espíritu lleno de amor y perdón contribuirá a mejorar las condiciones de cáncer. Aprender a relajarse y a disfrutar de la vida son herramientas útiles al canceroso.

Las células cancerígenas no pueden operar en un ambiente oxigenado. Ejercicios diarios y respiración profunda contribuyen a que las células reciban más oxígeno. La terapia con oxígeno es otra forma a emplear para destruir células cancerígenas.


Esto es una actualización del hospital Jon Hopkins de los EUA – por favor léala

1. No utilice envases plásticos en el microonda.
2. No ponga botellas en el congelador.
3. No utilice papel de aluminio en el microonda.

John Hopkins recientemente emitió el siguiente boletín informativo. Esta información también esta siendo enviada a lectores por el Centro Medico del Ejercito de los EE.UU. Walter Reed.

El químico Dioxina produce cáncer, especialmente cáncer de mamas. La Dioxina es un agresivo veneno para las células de nuestro cuerpo. No congele agua en botella plástica, esto libera dioxinas del plástico. Recientemente, el Dr. Edward Fujimoto, Gerente del Programa de Salud del Castle Hospital, estuvo en un programa de TV. explicando riesgos en la salud. Explicó sobre la dioxina y cuan peligroso es para nosotros. Dijo que no deberíamos calentar nuestros alimentos en microondas en envases plásticos.

Esta sugerencia aplica especialmente para alimentos que contengan grasas. Dijo que la combinación de grasas, calor intenso y envases de plásticos libera dioxina hacia el alimento, lo cual finalmente llega a las células del organismo al ingerirlos. En lugar del plástico, el Dr. Fujimoto recomienda utilizar vidrio, como los envases en Corning Ware, Pyrex o cerámicas para cocer los alimentos. Se consiguen los mismos resultados de cocción, pero sin dioxina. Alimentos precocidos que se venden en los supermercados deben ser retirados de sus envases plásticos y calentados en otros envases como los aquí explicados. El papel para reguardar los alimentos calentados no es tan mal, pero usted no sabe qué contiene ese papel. Es mas seguro utilizar vidrios, Corning Ware, etc. El Dr. Fujimoto recordó que hace un tiempo los restaurantes de comidas rápidas prescindieron de contenedores de papel para conservar alimentos calientes. El problema de la dioxina fue unas de las razones.

También, el Dr. explicó que las envolturas plásticas, como la resina termoplástica, son muy peligrosas cuando son utilizadas en alimentos a ser cocidos en microondas. Como el alimento es atacado con las toxinas dañinas generadas por la alta temperatura durante el proceso de cocción en el microondas, mezclándose con el plástico y retornando al alimento, envolver los alimentos con papel toalla es mejor.

Hasta aquí el remitido por Guillermo Cheo. Es la traducción literaria de uno de los boletines que emite el hospital nombrado. Lo transcribo a título informativo. Solamente su médico tiene la primera y última palabra.

8 comentarios:

Carlos Julio Pérez Quizhpe dijo...

Saludos

Desde el principio (Génesis 1:29) Dios nos hizo vegetarianos. También prohibió comer animales como el cerdo y limitando la carne roja en Levítico 11 y Deuteronomio 14:3-21

¡Qué sabio es nuestro Dios! hace 4000 años aproximadamente que se escribió la Biblia y sigue siendo tan actualizada.

Bendiciones desde Ecuador y saludos cordiales.

Carlos Julio

Don Jorge dijo...

Efectivamente el relato bíblico hizo vegetarianos a Adán y a Eva y por su puesto lo serían sus generaciones futuras. También determinó que la hierba fuera alimento de los animales. Fue la alimentación idílica, no cárnica, en la cohexistencia paradisíaca de humanos y bestias en donde para sobrevivir no era necesario matarse unos a otros, hasta el advenimiento del pecado.
Las "generaciones pecaminosas" rompieron esa norma, erigieron nuevos dioses y para ellos nuevos sacrificios e ingesta de cuanto animal se pareciera al motivo de los ofrecimientos a las deidades.
Corrupto el Mundo, arrepentido Dios de su creación (Génesis 5:7)lo ahogó en el Diluvio y estableció un pacto con Noe y su descendencia. Desde aquí el Nuevo Mundo dejó de ser vegetariano: "Todo lo que se mueve y tiene vida os servirá de alimento: todo os lo doy, lo mismo que os dí hierba verde." (Génesis 9:3,4),con la única prohibición de comerla -la carne- con sangre considerada el alma que sólo pertenece a Dios. Se amplió así el menú para la humanidad con "ensaladas" y carnes PERO NATURALES ¡sin aditamentos o preservativos, colorantes o saborizantes, o envases todo ello con químicos potencialmente cancerígenos!
Fue el hombre quien hizo impuros a ciertos animales a los ojos de Dios debido a sus prácticas religiosas en donde se sacrificaban animales de acuerdo con las bondades o maldades de cada dios. Al nuevo pueblo debería suprimirse el riesgo de contaminarse en sus prácticas religiosas y de allí surgieron las prohibiciones divinas, mediante Moisés y Aarón, a los nuevos hijos de Israel en el Levítico capítulo 11. Reglas que como dice en sus notas la Biblia de Jerusalén "... se apoyan en prohibiciones religiosas muy antiguas: es puro lo que puede aproximarse a Dios; es impuro lo que incapacita para el culto o excluye de él... impuros los que los paganos consagran a sus falsos dioses o que, pareciendo repugnantes o malos al hombre, se considera que desagradan a Dios...".
Hasta aquí yo no encuentro, racionalmente, ninguna ligadura biológica respecto a la sabiduría divina. Si los descubrimientos de los siglos XX y XXI ya habían sido descubiertos según los libros del Pentateuco, es asunto interpretativo absolutamente respetable. No le quito la sabiduría a Dios quien me otorgó la vida, ni demerito las Escrituras en cuyo ESPÍRITU me apoyo. Simplemente busco que se le otorgue "A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César."

Diana dijo...

Un abrazo Padre desde estas frías tierras del sur Americano, me dejaste fria la sangre con ésta nota, pues yo por vivir en un país en donde no alcanza el tiempo, el estress domina, y el acelere consume, tengo que dejarle preparada la papilla de mi guagua (bebé en Chile) para que la nana se la dé todos los días, tremenda sorpresa me llevo, pues se la guardo en vasijas de plástico, las congelo y se le calientan en el microondas y se le dá, que horrorrrrrrr.........estoy generando toxinas a mi nena. Gracias por ésta nota, cambiaré el método de conservación de alimentos y de calentar no mas microondas.
Besos desde aquí
TU HIJA

Don Jorge dijo...

A Diana: Gracias por tu comentario,hija. La recomendación se aplica especialmente para alimentos que contengan grasas y se calienten en contenedores de plástico en hornos microondas. Luego el microondas no es censurado, lo es el envase de plástico que se recomienda cambiarlo por vidrio para microondas o de cerámica con ese fin. Sigue calentando en el micro pero en vasijas de vidrio en donde previamente congelaste la papilla para mi nieta. Por mi parte cambiaré las jarras de plástico por de vidrio para mantener fria el agua en la nevera. Cierta o no la recomendación del científico, nada se pierde. Un abrazo desde Colombia, lindísima tierra aunque las FARC, que fueron festejadas en Chile, continúen asesinando sin piedad. Besos desde aquí. Tu padre, Jorge.

Carlos Julio Pérez Quizhpe dijo...

Saludos.

Buen resumen. Dios permitió comer carne a los descendientes de Noé justamente al salir del arca.

Como dice la Biblia:

1Co 10:23 Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero
no todo edifica.

Gracias por tus valiosos comentarios, de verdad que me motivan a seguir escribiendo poesía y temas relacionados para el Señor.

Un caluroso abrazo desde tu hermano país Ecuador.

Bendiciones.

Guillermocheo dijo...

Don Jorge! No sabe cuanto me alegra aportar un granito de arena a su blog. Sinceramente, no sé cuan verídica es la información que contiene el correo; pero, pareciendome ésta relevante, me atreví a enviarla a todos mis contactos. Quisiera, ademas, decir que una taza de café mojada en tertulia es más provechoza que dañina. No me imagino una tarde sin café o chocolate... ¡SALUD!

Alexis dijo...

Alguien le ha preguntado al Johns Hopkins Hospital si ellos son los autores?
Saludos desde Australia

Don Jorge dijo...

Uuuugh, Alexis... Hace un año escribí el artículo anexando el boletín del hospital que fue citado por uno de mis lectores Guillermo Cheo. Guillermo no facilitó el enlace de la fuente, lamentablemente. mas no dudé de él.
¿Es fácil preguntarle al hospital si él es el autor del boletín? Si puedes, escríbeme. Gracias por comentarme a "un año" del artículo. Me demuestra que en alguna medida "pega" mi blog.