domingo, 25 de marzo de 2007

LA FOTOGRAFÍA DE LA HISTORIA

Concatedral de Garzón
Fotografía de Carlos M. Figueroa, tomada de Flickr

No aparecen datos del fotógrafo ni características técnicas. Supongo una fecha muy antigua antes de la remodelación del parque.

La toma es de tiempo a juzgar por la línea de luz blanca desde el extremo inferior izquierdo hacia el centro de la imagen y las líneas sinuosas de luz en el centro de la calle.
Aparecen unos raros diseños rectos, verdes, oblicuos y transversales sobre los árboles de la derecha.

La apariencia del firmamento nublado es fantasmagórica con un extraño predominio de color verde dando la impresión de ser manipulada digitalmente. Nótese la fuerte iluminación, que no me explico, del follaje en la parte superior de la fotografía.

Las dos masas oscuras de la izquierda (árboles) y de la derecha (nubes) le dan buen equilibrio horizontal. Si no fuera por la fuerte luz de la luna reforzada por la del reloj en la torre, la toma perdería equilibrio composicional frente a la amplia zona iluminada del atrio.

Para mí el mayor impacto visual lo da la verticalidad de la torre semi iluminada.


Es una toma impresionante.

6 comentarios:

Carlos Julio Pérez Quizhpe dijo...

Es impresionante.

Me pareció ver una de esas películas de oro del cine en sus comienzos, donde los hermosos paisajes se los contemplaba en tonos de grises y daba el paso a la imaginación para que en nuestros sueños les diéramos pinceladas de colores.

Es una fina armonía entre la belleza sobria de lo clásico (los árboles, la catedral y el cielo fantásticamente misterioso en sus nubes) y la comodidad práctica y aferradamente necesaria de lo moderno (los faroles el cemento y el asfalto, productos de la revolución industrial).

Es una imagen inspiradora, que en mi juventud y recuerdos la veo en blanco y negro, acomodado a la belleza y elegancia visual del technicolor...

Saludos cordiales.

Don Jorge dijo...

Carlos: Gratísimo tu sentimental punto de vista. Engrandece la intención del fotógrafo. Gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Que fotografía tan bien lograda, realmente trae remembranzas de aquellas películas antiguas que tenían contenido y razón de ser.
Maravilloso me ha parecido el ver esa parte sensible y descriptiva que le haces.
Un fuerte abrazo desde Cali... Xiomara Vinasco D.

Don Jorge dijo...

Gracias Xiomara por el comentario. La parte sensible se la remito aquí a mi amigo ecuatoriano Carlos Julio Pérez.Realmente es una preciosa fotografía que dejaré otro buen tiempo en el blog. Será interesante que se conozcan Xiomara y Carlos Julio por que aseguro tiene una extraordinaria concordancia. Basta con que hagas clic en su nombre al comienzo de su comentario. Saludos a los dos.

Anónimo dijo...

Hola, gracias por este hermosa fotografia que me hace recordar mis anos de nino y de joven en mi gran pueblo,

Don Jorge dijo...

Hola, Anónimo: Me gustaría conocer tu nombre y dirección. Iguales sentimientos me brotaron cuando la conocí. Allí durante mis años de estudiante fui varias veces en formación dominical del colegio Simón Bolívar a la misa dominical. También aparece en este blog una fotografía del antiguo puente de la Jagua. Quizá también te sea contemporánea.
Gracias por leerme y por tu comentario.